Síguenos en:

Webmail:

Según datos de la Red de Registros Españoles de Cáncer (REDECAN), tanto la incidencia como la prevalencia del cáncer de la sangre (o hematológico) están aumentando en nuestro país, y muy especialmente entre las personas mayores. Con todo esto, se hace imprescindible integrar herramientas útiles que permitan aparcar la subjetividad y los prejuicios en el cuidado y manejo de estos pacientes. El estado nutricional y las capacidades funcionales son los dos factores de riesgo asociados al envejecimiento que mayor impacto tienen en los resultados del tratamiento de pacientes ancianos con cáncer de la sangre. Además, el uso de determinadas escalas podría mejorar la toma de decisiones en el abordaje de las enfermedades hematológicas malignas y permitiría predecir la tolerancia a determinados tratamientos en este grupo de población.

Nota de prensa

Concepción Boqué