Síguenos en:

Webmail:

No cabe duda de que el uso clínico de las células CART (Chimeric Antigen Receptor-Modified T-Cells) constituye uno de los mayores avances de las últimas décadas en el tratamiento del cáncer de la sangre. Hablamos de una innovadora inmunoterapia que modifica genéticamente los linfocitos T del propio paciente para que expresen receptores que se unan a las células tumorales, proliferen y las destruyan. 

Nota de prensa

Jesús María Hernández Rivas y Állvaro Urbano Ispizua