Síguenos en:

Webmail:

Actualidad

Desde la introducción de melfalán, en 1969, la combinación de este agente quimioterápico y prednisona se mantuvo como el único tratamiento del mieloma múltiple (MM) hasta la década de 1990, con la aparición de los primeros fármacos específicos, cuyo número no ha parado de crecer hasta la fecha. Todavía con melfalán y los corticoides como parte del tratamiento, hoy la conjunción de los nuevos fármacos y el trasplante autólogo de progenitores hematopoyéticos (TAPH) ha cambiado significativamente el pronóstico de la enfermedad. En un cuarto de siglo la supervivencia de los pacientes se ha duplicado.

Más información