Actualidad

La velocidad en que las personas mayores con cáncer de la sangre caminan ofrece información clave sobre su salud general y predice la supervivencia y las visitas al hospital no planificadas independientemente de la edad, el cáncer, el tipo de tratamiento, u otros factores, según un nuevo estudio publicado en la revista Blood. De hecho, los datos muestran que por cada disminución de 0,1 metros por segundo en la velocidad al andar, el riesgo de morir, ir al hospital inesperadamente o terminar en urgencias aumentó en un 22, 33 y 34 por ciento, respectivamente. La asociación más fuerte se halló en las personas con linfoma no Hodgkin.

Más información