Síguenos en:

Webmail:

Actualidad

Un equipo de investigación multicéntrico ha identificado una serie de genes afectados por alteraciones esquivas a la secuenciación del genoma y que se han revelado como genes supresores de tumores, con un papel relevante en la aparición y desarrollo del linfoma de células B. El estudio, desarrollado por el Instituto de Medicina Oncológica y Molecular de Asturias (Imoma), en colaboración con centros de Alemania y el Reino Unido, y que ha contado con el mecenazgo de la Fundación María Cristina Masaveu Peterson, ha sido publicado en Nature Communications.

Más información