Síguenos en:

Webmail:

Actualidad

La historia de las terapias CAR-T es, en buena parte, la historia de Emily Whitehead, la niña que con 5 años fue diagnosticada de leucemia linfoblástica aguda y que hoy es una niña sana de 12 años, tras haber recibido, en 2012, la terapia genética en un hospital de Pensilvania. La historia de Emily Whitehead puede ser también la historia de muchos pacientes, como también ha sido la de muchos otros antes que ella. No hay que olvidar que las terapias avanzadas —terapia génica, terapia celular y terapia de tejidos— son nada más (y nada menos) que el ejemplo más reciente de terapia disruptiva, como en su momento fueron las vacunas, la insulina, la penicilina, los anticuerpos monoclonales y, más reciente, los fármacos de nueva generación para el virus de la hepatitis C (sofosbuvir y los que siguieron).

Más información