Síguenos en:

Webmail:

¡Nuestro combustible! Hablamos del líquido contenido en las venas y arterias del organismo y que es bombeado por el corazón para circular y llegar a todos los tejidos del organismo.

Está compuesta por plasma, que es el componente líquido, y por células en suspensión que constituyen aproximadamente el 45% de su volumen. Cada uno de nosotros llevamos unos 5 litros de sangre (lo normal para un peso de 70 kg). Las células de la sangre se producen en la médula ósea y podemos distinguir tres tipos fundamentales, cada uno con su función.

Están los glóbulos rojos o hematíes, para transportar el oxígeno desde los capilares de los pulmones, los glóbulos blancos o leucocitos, que nos ayudan a defendernos de las infecciones, y las plaquetas, gracias a las cuales evitamos las hemorragias, formando un tapón en las lesiones o agresiones vasculares.